martes, 3 de febrero de 2015

Peligros de la tanorexia en tus viajes

En pleno siglo XXI asistimos a la aparición de trastornos obsesivos relacionados con el culto al cuerpo como es la tanorexia u obsesión enfermiza por estar bronceado. Afecta a hombres y mujeres y ya se registran casos desde la adolescencia. Estas patologías surgen fruto de la preocupación desmesurada por lucir una imagen perfecta y la asociación del bronceado con una imagen de glamour y alta clase social. No obstante, no hay que dejarse engañar porque en el caso de la tanorexia los peligros que entraña son diversos.
 enfermedad por el bronceado

¿Cómo saber si padezco tanorexia?

 Entre los síntomas que padecen los tanoréxicos destacan:
  • Ansiedad si perdemos una sesión de bronceado. Además el nivel de asiduidad al centro de bronceado es elevado.
  • Fuertes envidias por la gente que posee un moreno más intenso que el nuestro.
  • Eterna insatisfacción en relación al color de su piel. Siempre quieren tener un bronceado mayor del que poseen.
  • Un color de bronceado desmesurado que marca las líneas de expresión y las arrugas. El aspecto es de una piel envejecida y deshidratada que pide a gritos cremas especializadas y tratamientos que la restituyan.
  • Si estás de vacaciones te aconsejamos que, además de revisar las mejores ofertas de viajes de Felices Vacaciones, ya que son los mejores viajes 2x1 que hemos encontrado y que revises el tipo de protección que se utiliza en el destino que hayas elegido.

 Factores que influyen en la aparición de la tanorexia

  • La normalización de centros de bronceado
  • Accesibilidad a los tratamientos, cada vez la oferta de bonos y tratamientos es más barata. Los negocios quieren que sus clientes acudan con mucha frecuencia al centro para ganar más dinero.
  • La sensación de bienestar que producen los rayos ultravioleta en contacto con la piel. El efecto es parecido al de una droga.
 enfermedad del bronceado

Peligros de la tanorexia

  • Las sesiones de bronceado muy repetitivas producen una transformación en la regeneración celular que puede llegar a originar cáncer de piel, el cual ha aumentado en un 10%  entre la población en los últimos años.
  • Deshidratación de la piel, aparición de arrugas y pérdida de elasticidad.
  • Adicción. Mientras se toma el sol el organismo produce endorfinas que dan una sensación de bienestar de la que los tanoréxicos no quieren prescindir. Aparecen conductas similares a los adictos al tabaco o al alcohol, cayendo incluso en el síndrome de abstinencia cuando dejan de broncearse.
  • Problemas en la vista provocados por las radiaciones solares.
  • Desembolso de grandes cantidades de dinero. A pesar de que los tratamientos no son excesivamente caros los tanoréxicos que caen en una dependencia del  bronceado acaban pagando mucho dinero al cabo del tiempo.

Siempre hay que dejar claro que la comunidad médica no cataloga la tanorexia como enfermedad, aunque cada vez más gente se vea afectada por esta problemática. No obstante, una vez conocidos los peligros que entraña la tanorexia estaremos listos para tener un bronceado responsable que no ponga en peligro nuestra integridad física.

No hay comentarios:

Publicar un comentario